¿Qué es un fanfic?

Fanfiction (lit. ficción de fans), relatos de ficción escritos por fans de una película, novela, programa de TV, trabajo literario o dramático, donde se utilizan los personajes y situaciones del original y se desarrollan nuevos papeles para estos personajes. El slash es un género de fanfiction de temática homosexual. El término "slash" suele quedar reservado para las relaciones entre hombres; para las mujeres se emplea femslash, f/f slash o femmeslash. Aclarado el asunto: ¡Empieza el viaje!

Advertencia contra el Copirigth

Todos los personajes reconocidos públicamente son propiedad de sus respectivos autores. Los personajes originales e historias son propiedad la autora. No se genera ningún beneficio económico por este trabajo, ni piensa por un instante en los derechos de autor.

08 agosto, 2011

EN BUSCA DE UN SUEÑO 30

Planes y temores
 
"Wise men say, only fools rush in.
But I can't help falling in love with you
Shall I stay? Would it be a sin?
I can't help falling in love with you "
Can't Help Falling in Love (No puedo evitar enamorarme), Luigi Creatore
 
Tirith Osto, Año 1997 de la Cuarta Edad del Sol
 
Lunes
 
Fred se detuvo delante de la habitación de Aralqua y tocó con fuerza la puerta.
-Despierta, dormilón, nos vamos en cuarenta minutos.
Un gruñido desde el interior le hizo sonreír.
-Aralqua, quiero verte la cara.
La puerta se abrió un poco y le despeinada cabeza del chico apareció.
-Ya estaba despierto ¿sabes?
El padre hizo un ruido de incredulidad.
-Lávate y ve a desayunar.
 
Ya seguro de que su hijo estaba en marcha, Fred regresó a su baño para afeitarse. Anariel lo siguió hasta allí con expresión preocupada.
 
-¿Llevarás a Aralqua a la escuela?
Él la observó a través del espejo mientras se esparcía crema de afeitar la cara.
-¿Qué tiene de extraño?
-La semana pasada prefirió caminar.
Fred se encogió de hombros y mojó la maquinilla en el grifo.
-Hablamos de eso, está arreglado.
Anariel se puso pálida, pero siguió adelante con todo el aplomo que pudo conseguir.
-¿Hablaron? ¿Eso quiere decir que te explicó por qué caminaba hasta la escuela?
Fred volvió a sonreír, esta vez verdaderamente divertido por las vueltas que se esposa daba al asunto.
-¿Acaso no es evidente? Tiene trece años y está enamorado por primera vez. Quería abrir su corazón sin adultos cerca, porque a los trece años los adultos solo existen para estropearlo todo. Bueno, ya tuvo una semana para eso, creo que es suficiente.
-¿Pero te dijo quién era? -insistió Anariel con miedo en la voz.
-Es ese chico de sexto piso, el hijo del escritor, Aranwe Lómendil.
-¿El señor Lómendil es escritor? -ese detalle no lo sabía.
-Ajá. Le he preguntado a Katilina, dice que lloró mucho con su libro "Casa de cristal". ¿Crees que eso es una recomendación?
 
Anariel hizo una mueca incrédula. Katilina Vasilievna tenía un gusto muy "ruso" en narrativa: si los protagonistas no acababan muertos, o algo peor, el relato era poco realista y carente de emociones verdaderas. Pero Anariel tenía la impresión de que el asunto tomaba un derrotero demasiado ligero. Respondió lo mejor que pudo.
 
-Tal vez deberíamos preguntarle a mi amil sobre sus libros.
-Tal vez -asintió él. -Aunque...
-¿Si? -ella se irguió levemente, lista para el ataque.
-Bueno, ese chico debe estar cansado de que le digan lo buen escritor que es su padre, podríamos dejarlo pasar.
 
Anariel volvió a asentir, descolocada. ¿No se suponía que Fred estaría molesto? La mujer guardó silencio durante unos minutos, tratando de ajustar sus expectativas y temores a la nueva información. Sabía que su esposo estaba esperando mientras se afeitaba con tanta lentitud como un joven a punto de ir a su primera cita. No quería ofenderlo, Vana sabía que no, pero tampoco podía quedarse con esa espina en el pecho.
 
Tomó aire y trató de enfrentar el problema.
-No pareces sorprendido.
Él alzó una ceja, interrogante.
-¿No es eso lo que se supone que hacen los chicos de trece años, enamorarse? -volvió a concentrarse en el espejo. -Eso y faltar al colegio para hacer gamberradas, cierto. Tenemos suerte con el nuestro.
Ella bufó, su esposo le estaba dando una lección de evasión coloquial.
-Fred, lo que quiero saber es si estás contento.
 
El pelirrojo dejó la maquinilla en el borde del lavamanos y apretó los labios. Había estado esperando la pregunta desde el inicio de esa torpe conversación, y que Anariel se lo dijera así, por lo claro, dolía. ¿Cuándo se habían transformado en dos extraños? Después de lo de Río, por supuesto. Después de eso, ella nunca volvió a confiar en su capacidad para aceptar la poca importancia que daba su cultura a la orientación sexual. Él creyó que dejar pasar todos los amaneramientos del hijo sería señal de paz suficiente, pero Anariel estaba ciega a la patente homosexualidad de Aralqua porque solo lo veía a él. Suspiró y se giró para hablarle de frente.
 
-Mujer, nunca se está satisfecho con las parejas de los hijos, siempre te parece que no están a la altura, que no son tan inteligentes, tan amables, tan generosos y bellos como tu retoño. Pero ¿qué va a hacer uno? Además, tiene trece años, apenas llevamos seis meses en Arda, y no lo va a dejar embarazado, ¿qué probabilidades hay de que se case con Aranwe? Conocerá un montón de personas más antes de los veinte.
Anariel asintió, y lo abrazó con fuerza.
-Perdóname, Fred -dijo bajito.
Él la separó con suavidad, para poder verle la cara, y secó con sus pulgares un par de lágrimas.
-Tu y yo debimos hablar de esto antes.
Ella asintió y fue a decir algo, pero los golpes en la puerta del baño le interrumpieron.
-¡Papá son las siete veinte! Deja de besarte con mami.
Anariel soltó una carcajada y Fred pusó los ojos en blanco, pero se separaron.
-Le voy a regalar una moto en cuanto tenga licencia -gruñó el hombre antes de abrir la puerta. -La frecuencia con que bese a tu madre no es de tu incumbencia, jovencito.
Aralqua no se amedrentó.
-Lo es cuando me impide llegar a tiempo a la escuela. Voy llamando al elevador. Hasta luego mami -dijo el chico por encima de su hombro.
Fred se giró divertido hacia su esposa.
-¿Te veo para almorzar?
Ella asintió, y se dejó besar con suavidad. El beso se volvió húmedo, demandante, Fred deslizó una mano por la espalda de Anariel y...
-¡Papá, el ascensor!
Se separaron insatisfechos, pero con un brillo alegre en los ojos.
 
Fred Williams tomó el portafolios de pasada y corrió hacia fuera.
 
Anariel caminó despacio hasta la cocina y se sentó en la mesa. Sus sus ojos soñadores fueron indicio más que suficiente para Amil Eala.
 
-¿Se estaban besando en el baño? -inquirió divertida.
Anariel suspiró, su sonrisa podía iluminar toda la estancia.
-Habríamos hecho mucho más si no nos detienen.
La anciana asintió, contenta, y regresó a su desayuno, pero la siguiente frase de su cuarta nossëhini la dejó helada.
-Estoy embarazada.
 
TBC...

No hay comentarios.: