¿Qué es un fanfic?

Fanfiction (lit. ficción de fans), relatos de ficción escritos por fans de una película, novela, programa de TV, trabajo literario o dramático, donde se utilizan los personajes y situaciones del original y se desarrollan nuevos papeles para estos personajes. El slash es un género de fanfiction de temática homosexual. El término "slash" suele quedar reservado para las relaciones entre hombres; para las mujeres se emplea femslash, f/f slash o femmeslash. Aclarado el asunto: ¡Empieza el viaje!

Advertencia contra el Copirigth

Todos los personajes reconocidos públicamente son propiedad de sus respectivos autores. Los personajes originales e historias son propiedad la autora. No se genera ningún beneficio económico por este trabajo, ni piensa por un instante en los derechos de autor.

23 abril, 2007

EN BUSCA DE UN SUEÑO 1

PRÓLOGO
Lo que dice la Enciclopedia

“La mecánica, como todas las demás ciencias naturales,
establece sus postulados como resultado de
una generalización de los datos experimentales”
Curso de Física General, tomo 1, primera parte, S. Frish y A. Timoreva.


ARDA

Introducción:

La República Federativa de Arda es un estado insular y multicultural ubicado al norte del Océano Atlántico. Ciudad más importante, Tirithosto (La Ciudad Vigilante), capital administrativa Osgiliath.

Arda fue desconocida para Europa hasta el siglo X, cuando navegantes celtas irlandeses llegaron a su costa nororiental. Antes de ese “descubrimiento” ya estaba poblada por tres culturas que convivían de modo más o menos pacífico. Su posición geográfica avanzada en el mar convirtió a la isla en escala obligada para las expediciones pesqueras de toda Europa y, tras el descubrimiento de América, para las flotas coloniales de Europa del norte. Arda pasó de la monarquía a la república en 1810, pero no alcanzó la estabilidad política hasta 1860. La Constitución ha sido revisada varias veces, la actual fue aprobada en 1961.

Durante las Guerras Mundiales esta nación permaneció neutral, y ese rasgo de su política exterior ha sido constante durante el siglo XX, tanto en la ONU como en otros foros internacionales. Es, como Groenlandia, estado asociado de la Unión Europea.

Fiesta Nacional: 17 de junio, comienzo de la Cuarta Edad del Sol y de la puesta en vigor de la Constitución de 1961.

Divisiones administrativas de Arda:

Regiones:

1. Gondor, capital Osgiliath
2. Arnor, capital Fornost
3. Rohan, capital Edoras
4. Angmar, capital Nueva Minas Ithil
5. Forlindon, capital Puerto Gris
6. Rhovanion, capital Espagaroth
7. Tierras de Hierro, capital Montaña Solitaria
8. Rhun, capital Villanzar
9. Harad, capital Nurmen

Ciudad Autónoma: Tirithosto (La Ciudad Vigilante)

Historia:

La prehistoria de Arda es rica en leyendas que explican el origen de los pueblos que la habitan. Llamadas usualmente las Edades de las Estrellas y de los Árboles, parecen coincidir con la invención del calendario y la agricultura, respectivamente. La llegada a la isla se ubica al principio de la Primera Edad del Sol, como conclusión de un viaje desde el oeste, que marca el inicio de lo que historiadores y arqueólogos llaman Período Clásico (este abarca la primera, Segunda y Tercera edad del Sol). Esa leyenda coincide con los rastros arqueológicos que documentan un antiguo tráfico marítimo desde la costa oriental de América, luego abandonado. Esto explicaría la ignorancia en que vivieron los ardences de toda tierra exterior durante dos mil años: demasiado lejos de la patria original de occidente, e ignorantes de la relativa cercanía de Irlanda y Gran Bretaña, al noreste.

El Período Clásico está signado por interminables guerras entre las etnias de Arda: elfos, edain, enanos, haradrim y orcos. Cada facción peleaba y cambiaba sus alianzas sistemáticamente, pero los orcos y haradrim –afincados en el extremo sur oriental- eran enemigos de los otros tres grupos. Los edain estaban muy fraccionados, algunas de sus tribus apoyaron a los orcos. Elfos y enanos peleaban entre si, pero no dudaban en forjar breves tratados de colaboración militar si sus fronteras eran presionadas. Ejemplo elocuente de ello fue la Batalla de los Cinco Ejércitos.

El final de la Tercera Edad del Sol –y del Periódo Clásico- llega con la guerra por el control de la zona central de la isla llamada Guerra del Anillo. El Rey de los Orcos, Saurón, sería muerto en el curso de esta conflagración y sus súbditos asesinados sin piedad en un genocidio que se extendió unos quinientos años más. Para cuando los primeros cronistas extranjeros llegaron –en 1005- ya no quedaba ningún representante vivo de esa cultura.

La Caída de Saurón abre el Período de Transición, entre el año 4 y el 200 d.C. Elessar I, rey vencedor de la Guerra del Anillo, saquea sistemáticamente las tierras órquicas en beneficio del reino doble de Gondor y Arnor, de modo que adquiere gran protagonismo entre los reyes locales. Su hijo Eldarión I continúa esta senda hasta el 200, cuando sus hijos vuelven a dividir el reino, pero ambas dinastías estarán siempre muy vinculadas y, a la larga, la familia Telcontar dominará casi la mitad de la isla.

El Período Cortesano ocupa los siguientes siete siglos, desde el 200 al 900. Las monarquías fuedales de Gondor, Arnor y Rohan, gobernadas por la nobleza militar edain, adquieren gran estabilidad. Los haradrim organizan una federación que gobierna a las tribus por medio de un Consejo, los enanos tiene ciudades estado y los elfos se concentran en las regiones de Ithilien y Forlindon. Hay gran movimiento comercial. De esa etapa datan los primeros mapas de toda la isla, la primera unificación monetaria y de pesos y medidas.

Es entonces que se fija la preponderancia del legado cultural élfico, con la fundación de las universidades de Ithilien y Forlindon. Allí se escriben las primeras gramáticas de cada idioma conocido, se escriben y/o traducen las leyendas y poesías y se organiza el primer intento de poner en orden la historia de Arda tras más de mil años de existencia documentada. A fines del siglo X, Arda tenía tres reinos, diez ciudades estado, un basto territorio tribal-federativo, fronteras bien definidas, cinco idiomas, tres universidades y una cultura floreciente. Es entonces que llega un elemento externo a desestabilizar el delicado equilibrio de poder.

En el 905 d.C. es reportado un barco irlandés en la costa oriental de las Tierras de Hierro. El encuentro fortuito de estos pescadores con la gran isla despertó la curiosidad de toda Europa. Comienza así el Período de Descubrimiento y Conversión (905-1200), durante el que Arda y Europa se reconocen y la isla pasa a ocupar el ya eterno protagonismo en las rutas comerciales marítimas.

El cristianismo llegó en el 1005, de mano de unos monjes franciscanos. La doctrina fue rechazada por edains, enanos y elfos, todos horrorizados ante la idea de un solo Dios con un solo Hijo que no tenía Esposa y perseguía la sodomia. En cambio, se extendió pronto entre los haradrim, única etnia monoteísta de Arda. Solo el monje capuchino Félix logró convertir a gran cantidad de personas en las ciudades estados del litoral nororiental. Probablemente por eso el príncipe Galion Telcontar lo torturó y mató en 1120. Félix fue luego canonizado (1201) y elevado a la dignidad de Santo Patrón de Arda (1340).

A mediados del siglo XII la violencia religiosa en las zonas fronterizas entre Gondor y Harad provoca numerosas represiones del ejército. La colonia élfica de Ithilien –con rango autónomo y responsable de la universidad- merma su población de manera alarmante. En 1200 la escuela cierra con la partida de los últimos profesores, no reabre hasta 1202.

Al final del Período el cristianismo tiene gran difusión en la zona sur oriental, pero no es actor fundamental en la política de la región. Ni siquiera los gobiernos haradrim permitieron el establecimiento de órdenes monacales o militares, estructuras judiciales paralelas u otros intentos de los sacerdotes de capitalizarse como representantes de un poder comparable al del gobierno.

Entre 1200 y 1545, los Telcontar unifican sus estados. Se llama convencionalmente Período de Expansión a la repartición, bajo la égida de monarquías fuertes, de zonas hasta ese momento independientes, o nominalmente desiertas. Fue, sin dudas, una maniobra para salir al paso al intento eclesiástico de atraer inmigrantes de Inglaterra e Irlanda para esos mismos territorios. En tres siglos la región de Rhovanion es íntegramente parcelada y asignada a agricultores, el Mar de Rhun se militariza y las Colinas de Hierro ceden parte de sus prerrogativas políticas a cambio de la explotación exclusiva de Moria. La evolución de monarquías feudales a absolutistas permite dictar fuertes leyes contra la migración, esas legislaciones contra la Invasión Bretona definen una actitud todavía persistente en los ardences: la xenofobia, construida en oposición a la pertenencia a la isla como universo cultural integrado.

Todo este plan político-económico multiplica la movilidad de los ardences y, para la segunda mitad del XVI, el antiguo carácter cantonal de las etnias se ha perdido. Hay enanos en Angmar (norte), Moria (centro) y las Colinas de Hierro (este); gente de Rohan en Forlindon (noreste), Rhovanion (centro) y Rhun (costa oriental); gondorianos en Espagaroth (noreste), Rhun (costa oriental) y la Meseta de Gorgoroth (sur-centro).

Para resolver los problemas administrativos que genera la incongruencia entre un sistema legal preparado para unidades humanas de composición étnica más o menos homogénea y una realidad atomizada, se potencian Consejos de Gobierno comunales. Esta medida aumenta la gobernabilidad, pero debilita a la nobleza militar-cortesana por su carácter democrático. La crisis llega en 1597, cuando Eldarion VI –gobernante de Gondor, Ithilien, Moria y el sur de Rhovanion- anuncia su conversión al cristianismo y asunción del voto de castidad. Muere en 1603 sin dejar herederos.

El lapso entre 1603 y 1698 se conoce como Período de la República Noble: El vacío del trono da oportunidad a elementos democráticos dentro de la nobleza para ensayar una organización republicana como propagan los franceses. Por suerte para el pueblo raso, la maquinaria estatal funciona ajena a las estériles discusiones de duques y condes, gracias a la estructura de los Consejos de Gobierno, que sobrevive por decisión expresa del Príncipe G del Telcontar.

El siglo XVIII fue violento en Arda. La llamaron Primera Guerra de Unificación, pero fueron una serie de pequeñas y constantes conquistas que arrebataron territorio a la inestable República de Gondor. Los reyes de Arnor alegaban que la República no mantenía la paz en este o aquel territorio y enviaba a su ejército a restablecer el orden. Gondor, desangrada por luchas internas por el poder, no es capaz de oponer resistencia política, mucho menos militar. Para 1793 solo le quedan a la República las regiones de Ithilien y el valle de Tirithosto. El gobierno se disuelve en 1796 bajo las presiones del ejército de Arnor, acampado en el extremo occidental del antiguo campo de Pelennor.

Pero los antiguos ciudadanos –acostumbrados a siglos de autodeterminación- no se rinden tan fácilmente a la corona. Sigue un período de tensas negociaciones, hasta que en 1810 nace Nueva Númenor, monarquía constitucional que engloba las regiones de Angmar, Forlindon, Arnor, Rhovanion, Gondor y Rhun. Durante cuarenta años, esa forma híbrida de gobierno convive con las ciudades estado de los enanos, la monarquía absolutista de Rohan y una república cristiana en Harad.

En 1850, un episodio de violencia religiosa en la frontera Harad con Rohan -en las alturas de Emuynnuid- es tomado como pretexto por el ejército cristiano para atacar al pequeño reino de los caballos. Rohan pide ayuda a Nueva Númenor y comienza la Segunda Guerra de Unificación. Los haradrim capitulan cinco años después, pero el ejército de edains y enanos no se detiene hasta forzar su ingreso a una república laica con capital en Tirithosto y cuya lengua oficial será el oestron.

Este tercer proyecto republicano se llamó Gran Gondor y fue inaugurado en 1860. Aunque la región de Harad entró a ese organismo político en calidad subalterna, el desarrollo que logró la isla unificada también se volcó allí. Gran Gondor apartó la novedad del voto universal para todos los mayores de 18 años. Esta ley electoral dividió la fuerzas políticas de los haradrim independentistas, cuando sus esposas, madres e hijas fueron beneficiadas por “el invasor”. Arda gozó de estabilidad política y bonanza económica hasta 1958, cuando una rebelión de sureños –hombres y mujeres- pusieron en jaque al país exigiendo igualdad de derechos, respeto a sus tradiciones, representación equitativa en el gobierno, igualdad de salarios, leyes antidiscriminación y otras reivindicaciones. La crisis fue tal, que se convocó una Asamblea Constituyente en menos de seis meses y en 1961 se aprobaba la nueva Carta Magna por voto popular.

Esta cuarta experiencia es la primera radicalmente democrática. Recupera el nombre de la isla y divide la administración en nueve regiones federadas. La República Federativa de Arda tiene su capital en Osgiliath, donde el gobierno central controla el ejército y la política exterior, se reconocen cuatro idiomas oficiales y la igualdad de todos los ciudadanos sin distinguir etnia, género, edad o identidad sexual.

En la actualidad, Arda es un país de economía heterogénea, pero con importantes intervenciones estatales, gran diversidad cultural, muy poca criminalidad y bajísimo flujo de migración. La frase que recibe al viajero, y que todo niño puede repetir en inglés, francés, español y chino, les llena de orgullo: “Esto es Arda. No es Europa, pero tampoco es América”.

TBC…

No hay comentarios.: