¿Qué es un fanfic?

Fanfiction (lit. ficción de fans), relatos de ficción escritos por fans de una película, novela, programa de TV, trabajo literario o dramático, donde se utilizan los personajes y situaciones del original y se desarrollan nuevos papeles para estos personajes. El slash es un género de fanfiction de temática homosexual. El término "slash" suele quedar reservado para las relaciones entre hombres; para las mujeres se emplea femslash, f/f slash o femmeslash. Aclarado el asunto: ¡Empieza el viaje!

Advertencia contra el Copirigth

Todos los personajes reconocidos públicamente son propiedad de sus respectivos autores. Los personajes originales e historias son propiedad la autora. No se genera ningún beneficio económico por este trabajo, ni piensa por un instante en los derechos de autor.

23 abril, 2007

DE LEYES Y VENGANZAS 5

EL JUICIO (III)

Fragmentos de las actas del Juicio n. 204 dentro de la Corte de Menores de Su Majestad en el distrito de Little Surrey.
Honorable Juez Albus Dumbledore
Secretaria de Actas Mafalda Hopkirk

25 de julio. Cuarta Vista Oral

Oficial a cargo:
Todos de pie, entra en la sala el Honorable Juez Albus Dumbledore.

Honorable Juez Albus Dumbledore:
Buenos días, menos mal que nos acercamos al final de este fastidioso asunto. Proceda Mason.

(...)

Abogado Mason:
Señor Potter, ¿se considera usted un chico inteligente?

Harry Potter:
Pues... si.

Abogado Mason:
La inteligencia, señor Potter, se manifiesta también en ceder las decisiones a los que saben más que nosotros ¿Está de acuerdo? Esa inteligencia, ¿no la debe usted a su familia?

Harry Potter:
Si, a mi padre a mi madre.

Abogado Mason:
¡Pero si usted no los recuerda!

Harry Potter:
No, pero tampoco pretenderá que llame a los Dursley familia.

Abogado Mason:
Ellos cuidaron de usted, le llevaron al médico y a la escuela. ¿No es cierto?

Harry Potter:
Cierto.

Abogado Mason:
¿No hace eso la familia?

Harry Potter:
La familia lo hace, sí, pero no se lo restriega a uno en la cara cada día.

Abogado Mason:
Los Dursley trataron de sembrar en su corazón agradecimiento.

Harry Potter:
A golpes. Pregúntele a Susan, ella es adulta, me llevó al médico y sacaron una lista larguísima de huellas de los golpes que me dieron. ¡No quiero volver!

Honorable Juez Albus Dumbledore:
Cálmese señor Potter. ¿Tiene algo más que preguntar Mason?

Abogado Mason:
Solo algo más, Señoría. Señor Potter, si tan mal lo trataban, ¿por qué no huyó?

Harry Potter:
Porque soy un chico listo Mason y no había a dónde ir. Pero ahora que mi padrino vino, nadie me va a obligar a regresar para ser su sirviente. ¡No importa cuánto le paguen!

(...)

Abogada Finnigan:
Harry, cuéntale al Juez cómo supiste quién era el chofer de los Weasley.

Harry Potter:
Fue en las Navidades de 1989, cuando estaba en primer grado. Yo estaba en la cocina, preparando el relleno del pavo, cuando tía Petunia bajó y le pidió a tío Bernon ayuda para sacar unas cajas del ático y tirarlas porque estorban. Cuando subían las escaleras él preguntó qué tenían las cajas y ella dijo, cosas de Lily. Entonces yo me puse a vigilar, pensé en llevarme algo del bote de basura cuando saliera con los desperdicios de la cena. Pero no fue así, porque Dudley estaba haciendo una fogata y pidió permiso para quemar las cajas. Entonces me obligaron a cargarlas hasta el patio y yo aproveché y voltee una, que tenía varios álbumes de fotos y arranqué una foto y me la metí dentro del pantalón.

Abogada Finnigan:
¿Elegiste esa foto?

Harry Potter:
No había tiempo para eso, cogí la primera antes de que me descubrieran.

Abogada Finnigan:
¿Aún tienes la foto?

Harry Potter:
Si.

Abogada Finnigan:
¿Por qué la guardaste todo este tiempo?

Harry Potter:
En la foto estaban mis padres. Supe que eran ellos porque había un hombre con el pelo y la nariz como yo, y la chica el pelo rojo, como tía Petunia y los ojos verdes, como yo. Junto a ellos había dos hombres más. Uno era el chofer de los Weasley, que ya sabía que se llamaba Remus, y el otro era Sirius, pero no lo supe hasta que salió de la cárcel, claro.

Abogada Finnigan:
Si Remus estaba en esa foto, ¿por qué no hablaste con él?

Harry Potter:
Me daba miedo. Pensé que si me habían mandado con los Dursley era porque él no podía cuidarme, traté de preguntarle a Ron y me dijo cosas vagas, como que Remus trabajaba todo el tiempo en un caso muy largo y difícil y que la señora Molly no creía que lo pudiera ganar nunca.

Abogada Finnigan:
¿Y qué pensabas de Sirius?

Harry Potter:
Creí que había muerto en el auto, con mis padres. Una vez pensé preguntarle a Remus si sabía donde estaba la tumba, pero desistí porque seguro no me daban permiso para ir.

Abogada Finnigan:
¿No tienes miedo de ir a vivir con un ex-convicto?

Harry Potter:
No. Tengo miedo de lo que me harán si vuelvo con los Dursley.

Abogada Finnigan:
No tengo más preguntas.

(...)

Abogado Mason:
Señorita Susan, ¿Cómo fue su primer contacto con Harry Potter?

Susan Bones:
Por teléfono. Llamó para confirmar que iría a la entrevista con Sirius.

Abogado Mason:
¿Sonaba inquieto?

Susan Bones:
Si, estaba nervioso. Insistió en saber si era una entrevista para que se fuera a vivir con Sirius. Le expliqué que la entrevista no lo obligaba a nada, que si Sirius no le gustaba podía quedarse con sus tíos.

Abogado Mason:
Entonces su primer contacto físico fue el día de la entrevista.

Susan Bones:
Si.

Abogado Mason:
¿Qué le transmitió?

Susan Bones:
Parecía ansioso e incómodo. Había tensión entre él y los Dursley. En cuanto estuvo lejos de ellos expresó su negativa a volver a aquella casa. Estaba tan desesperado que lloró cuando Sirius trató de explicarle que faltaba un poco para que estuvieran juntos.

Abogado Mason:
¿Harry deseaba irse con el asesino de sus padres?

Abogada Finnigan:
¡Objeción! Los cargos fueron retirados.

Honorable Juez Albus Dumbledore:
A lugar.

Susan Bones:
Es gracioso, eso fue lo mismo que Harry le dijo a su tía. Parecía obsesionado con la idea de que Sirius lo rescataría.

Abogado Mason:
¿Rescatarlo? Sin dudas un niño imaginativo. Señorita Susan, ¿usted es encargada de Asuntos Sociales de la zona?

Susan Bones:
Si.

Abogado Mason:
¿Me puede explicar como llegan a ustedes las denuncias por maltratos intrafamiliares de todo tipo?

Susan Bones:
De muy diversos modos. Tenemos personal en escuelas, hospitales, unidades de policía, también mantenemos contacto estrecho con las ONG y organizaciones religiosas. Se procesa una gran cantidad de casos anualmente.

Abogado Mason:
¿Y no le extraña que un caso tan dramático como el que alegan el señor Potter y sus amigos no llegara a su oficina?

Susan Bones:
No, no me extraña. Las estadísticas más optimistas especulan que todas las organizaciones privadas y públicas de Gran Bretaña detectan el sesenta o sesenta y uno por ciento de los casos de violencia intrafamiliar. Harry tiene suerte, mucha suerte de que Sirius y Remus hayan regresado a buscarle. Es lo que les digo a todas las personas que atiendo y logro sacar del círculo de violencia.

Abogado Mason:
No más preguntas.

(...)

Abogada Finnigan:
Señorita Bones, ¿por qué llevó a Harry a quedarse con los Granger inmediatamente después de la entrevista, cuando lo usual es que tal recurso se ponga en práctica durante el juicio?

Susan Bones:
Durante la entrevista Harry se puso muy nervioso, casi histérico. Gritaba que no deseaba regresar. Dijo: “No quiero volver a cortar el césped, a fregar la loza, a ser el saco de boxeo de Dudley. Llévame Sirius, por favor, sácame de aquí”

Abogada Finnigan:
¿Eso es una cita textual?

Susan Bones:
Lo es. Era evidente que Harry desconfiaba del sistema, porque la mención del Juez fue lo que disparó su agresividad.

Abogada Finnigan:
¿Cree que sus fallidas experiencias de denuncia condicionaran esa actitud violenta y con tendencia a la autonomía?

Susan Bones:
Es evidente, he visto cientos de casos así: niños que de tan maltratados física y psicológicamente ya solo confían en si mismos, o en sus íconos personales. Y eso es Sirius para Harry.

Susan Bones:
No tengo más preguntas Su Señoría.

Honorable Juez Albus Dumbledore:
La corte recesa hasta el lunes a las 9:00 AM., cuanto se emitirá un veredicto.

28 de julio. Quinta Vista Oral

Oficial a cargo:
Todos de pie, entra en la sala el Honorable Juez Albus Dumbledore.

Honorable Juez Albus Dumbledore:
Buenos días. Debo expresar mi satisfacción esta mañana. Pocas veces en los juicios por custodia se puede dar un veredicto sin temor a equivocarse, o se ve a niños tan valientes como los que desfilaron por este estrado. Espero que este juicio, transmitido casi íntegramente por diversa televisoras, aliente a los niños y niñas maltratados del mundo a denunciar a sus agresores. Creo que ya todos sospechan mi decisión: por los poderes que me concede el Reino de Gran Bretaña, retiro la custodia legal de Harry Potter de la responsabilidad del matrimonio Dursley, además, Bernon y Petunia Dursley deberán rembolsar los fondos que Asistencia Social les entregó durante los últimos cinco años, cuando comenzaron a explotar laboralmente a su sobrino. -aplausos en la sala- No he terminado. La guarda y custodia del menor Harry James Potter Evans pasa de inmediato a Sirius Black y Remus Lupin, quienes no dejaron de velar por él, aunque la ley restringiera sus contactos y denunciaron su situación cuando ningún resorte legal les obligaba a ello. Durante un año, su relación de convivencia será monitoreada por la oficial Susan Bones. Pasado ese tiempo, los señores Black y Lupin podrán iniciar los trámites de adopción, si el señor Potter lo autoriza y la señorita Bones da su visto bueno.

Declaro el caso cerrado.

TBC...

No hay comentarios.: